domingo, 27 de mayo de 2018

Soundtrack




Si le quitáramos el sexo al porno
queda un tono new age para meditar
                        el por qué nos encontramos un viernes por la noche
                                                                       viendo una película porno
cuando nos cancelaron todas las citas y se derrumbaron los planes
y ves las fiestas de tus vecinos en los edificios contiguos
pero no conoces a nadie para que te invite un trago
Si le quitáramos el sexo al porno
tenemos un temazcal
podemos revisar el camino que nos trajo a ver porno
o repasar que el porno nunca nos abandonó en el camino
y nos tiramos a la comedia
como única solución
Si le quitamos el sexo al porno
tenemos ochenta años 
de todos nuestros tiempo de vida nos quedó solo una cinta triple equis
Si le quitáramos el sexo al porno
tenemos un club de jazz
de una exageración minimalista
que calienta nuestra risa
          Si le quitamos el sexo al porno
las excitación estará en manos de Vangelis
seduciendo acordes atmosféricos
los únicos gritos serán de Enya y Sarah Brightman
   barajearemos un catálogo de música para elevador
claro, porque ellos pensaron que un elevador descompuesto
donde dos desconocidos se miran
es la esquina más efervescente del universo
Ennio Morricone leyendo Trópico de cáncer
            Diana Krall componiendo los 120 días en Sodoma
Paul Winter es burbuja de vino
sobre La Venus de las pieles
y Jean Michel Jarre arpegia sobre la tez de Mia Khalifa y Sasha Grey
Si le quitamos el sexo al porno
tenemos una clase de yoga
            a donde algunos van a relajar su abismo hormonal
a donde escuchan ese playlist  
            que sirve para desinflamarse espiritualmente
y prohibir lo mal pensado
            para después practicar lo prohibido
Si le quitáramos el sexo al porno
oímos el soundtrack de nuestra vida
dejamos de fornicar con las hadas
            para hacerle el amor al asilamiento

apagamos las luces                       le subimos el volumen a ese lounge con saxofón y caricias melódicas
le quitamos el apetito a la falacia                        y descubrimos nuestra verdad erótica…

jueves, 2 de noviembre de 2017

Poesía Horror Pop no 8: Square Hammer



Square Hammer 
Seguro de invocar tantas rimas torcidas
es que te aburriste de esconderte
o te aburriste tanto de tu escondite torcido
que dejaste rimar tu develación… Tobías
tu nombre tan prohibido como el de Dios
tan prohibido y alabado por ti como el mismo diablo
…Tobías
genio maquillado, genio marginado
Tobías…
genio pop
Tobías ¿estás en la plaza?
Tobías ¿estás en el nivel?
Nombre no apócrifo, ignorado del Vaticano
Seudónimo sagrado del heavy y el rock
tu identidad jugando aquí y ahora
antes del diablo
jugando también a ser tu propio demonio
cantando una profecía del Papa negro
pero entre bemoles una demanda te desmaquilló
y esta no cayó de los cielos 
justo como tú lo deseabas
Papa oscuro
la iglesia alardea sin hacerte caso
pero Roma no se hizo en un solo día
aún tienes muchas demandas más que escalar
Emeritus l, ll, lll, como secuelas de terror
la predicción del lV caerá a la mitad del día
viviendo de noche.
Pero qué tan cierto es que seas tú ¿?
Entre el mito y una melodía ¿?
Es cierto que serás por los siglos de los siglos ¿?
La visión maldita que terminará con la iglesia ¿?

Tobías ¿estás en la plaza?
Tobías ¿estás en el nivel?
estás listo para jurar aquí, ahora
antes del … ¿demonio?...
Satánico católico en la plaza
católico satánico en el nivel
aquí, ahora… frente a frente ¿?
Mientras juras te pregunto esto, Tobías
Dios y el Diablo se ríen de ti…de mi
juegan baraja mientras creemos que se llevan tan mal
mientras creemos…
oramos y se ríen de nosotros, Tobías
aquí y ahora.
Las reglas del juego son simples
tú crees que juegas con el diablo
y la iglesia cree que juega con Dios
mientras ellos ya se cansaron de jugar
fuimos supervivientes
diluvios, plagas, trompetas… y aquí seguimos
y ellos se aburrieron de usar “civilizaciones” sobre su ruleta
se aburren de reírse por cada cruz invertida
también de ser un macho cabrío
de tener pijama roja y tridente
también de ser una paloma blanca
de tener túnica y barba cana
mientras tanto los humanos nos asombramos
de ver a un Papa latino y a un Papa negro
al Papa blanco en su fama desde su pódium
al Papa negro desde un escenario de rock
Francisco acusado por hereje ante las masas
Emeritus acusando al cielo ante masas de herejes
y la guerra sigue, las cruzadas posmodernas
se debaten en sangre de mil palabras
Papas ¿están en la plaza?
Papas ¿están en el nivel?
están listos para jurar, aquí y ahora
antes del … diablo … Dios…Freud…El Hot line…o quien los escuche

aquí y ahora… aquí y ahora…


Poesía Horror Pop no 7: Noviembre a las tres



Noviembre a las tres 
Resaca del Halloween
percatarse de la condensación del otoño
cuando estás ya apantanado y al filo de los descensos
noviembre en parpadeo, noviembre a las tres
el aire se llevó el olor al cempasúchitl
y Perséfone se comió el azúcar restante
permanencia voluntaria en un chapuzón de agua negra, helada.

A la orilla de noviembre está Michael Myers
sentado en un sillón viejo
después de haberlos matado a todos la noche de ayer
sufre de problemas existenciales
le da vueltas al asunto de su supuesta maldad
quisiera saber la raíz de su patología
ya ha ido a psicoterapia
a terapia Gestalt, con chamanes
le han leído el tarot y tratado con método Cognitivo conductual
ha reprobado todos y cada uno de los exámenes psicométricos
y al final termina por matarlos, desesperado al no encontrar solución.

Pasó el divertido 31 de octubre
y Michael Myers odia el pan de muerto
odia noviembre y su escases de víctimas
todas mueren primero por frío y olvido
Michael Myers pasa de John Carpenter a Alejo Carpentier
y sigue sin entender la finalidad de su existencia
tal vez solo le queda esperar
a cambiar de rol
a rolar un cambio total
a que pase el eclipse
a que eclipsen los pasos
a que a pasos eclipsados role cambiante su totalidad
o a la totalidad eclíptica en el cambio de los pasos
a que pasen 20 años
aunque noviembre siga igual
a volver a esperar sin mucha esperanza
regresar a la infancia donde no había preocupaciones
más que matar placenteramente
sin cuestionarse por sus conflictos adultos.

En un tercero el Halloween no llegó
no hubo disfraces ni fiestas
su alegría la chuparon las brujas
Michael Myers emigró a la frontera en Texas
buscando un camino nuevo a horas décimas
abriendo novedades temía a la llegada de noviembre
temiendo a la desesperanza cruzó con énfasis la frontera

y al otro día, su cadáver tirado en Ciudad Juárez fue reseña.

domingo, 29 de octubre de 2017

Poesía Horror Pop no 6: Lee Ray


Lee Ray
Ray odiabas los juguetes
pero esa obsesión por seguir tan tuya
no podías aceptar que todo había acabado
pero el fin no existe en las fronteras de tu mente
y una barda cubre el fin de tu mundo
al cabo de evitar el final das todo por terminado
y te vuelves carpintero de tus propias puertas
cerrajero de tus absurdos candados
y eres esa llave que causa dolores de cabeza.

 Pero esa noche no había más que un maldito juguete
podría haber cualquier otra cosa para calmar a tu obsesiva salud
pero tu obsesiva negación te llevó a eso
cualquier cosa
una fiesta que entre la multitud se encontraran tus ojos perdidos
un baile de salsa y un trompetista terapeando a tus tímpanos sordos
un baño público para desechar tu terquedad tan lamentable
pero invocaste a Damballah
y Damballah no hace caso a los rezos de un loco
tampoco a los rezos de cualquier estadounidense
incluso es que nunca lo supiste
Damballah no entiende el mal inglés
y solo había un juguete
pudiendo haber cualquier cosa
así tu conjuro pasó de moda
perdiéndose entre las secuelas
aunque lo rezaste en más dos idiomas
aunque en el depositaste tu fe y euforia
la piel que cambiaste no será jamás como las serpientes
nunca renueva el ser
coraza a coraza
eres la misma voz
de espalda se puso aquella serpiente
y te hiciste plástico por dejar el terciopelo
Ray
odiabas
los
juguetes
tanto los odiabas que tuviste que poner tu propia juguetería
al fracaso de no llegar a la carne humana
en uno, dos, tres, con novia y con hijo
recitaste tan mal el maleficio esa noche
y además solo había ese horrible juguete
pudiendo haber cualquier cosa
cosiendo cualquier poder habido
jamás siendo Andy se oprimió tu deseo
nunca siendo más que Lee
no Bruce Lee, Brandon Lee, Lee Young, Amy Lee Ryan Lee, Lee Anderson
ninguno de esos cuerpos fuiste
solo Lee
de plástico Lee
sintético Lee
el juguete Lee

Y aún tu necedad siguió
de ser juguete quisiste ser el juguetero
un Geppeto maldito
Ray odiabas los juguetes
hasta que verbo del hechizo fuiste Ray, hasta cuál Lee
hasta que ilusión eres juguete
hasta cuál, es tu obsesión desgastada

por seguir aquí.

viernes, 27 de octubre de 2017

Poesía Horror Pop no 5: Pecera


Pecera
Yo tenía una pecera en donde se ahogaron más de una vez mis aspiraciones
en esta había una gran superficie de agua y al fondo una capa espesa de petróleo
en la parte superior habitaban peces coloridos y ricas variedades
en la parte de en medio, peces casi olvidados y huevecillos descuidados de la superficie
en el fondo, peces ciegos y con extraños hábitos abisales
y más abajo la tenebrosa capa de petróleo.
En esta gran pecera vivía mi pez favorito, Sylvia
un día, Sylvia alegre, nadó en picada
desde las seis de la mañana
y yo en desvela la observaba, pendiente de mi presentimiento
siempre tuve miedo, ese fiel y vasto miedo
de que Sylvia tocara la capa de petróleo
anatemas líquidas y asfixiantes burbujas
que brotan sin oxígeno y con canto bélico
eran las que me anunciaban un devastador suceso
y ese día Sylvia nadó en picada
de las seis a las diez de la mañana
mientras escuchaba esa melodía de saxofón
parecía estar sonando con tristeza y me alegraba
vaya pobre Sylvia, tan impulsiva y desubicada
ese día de febrero que nadó sin detenerse
pasando el arrecife de los peces con mil tonos
pasando entre la alegría, el olvido y la ceguera
entre peces marginados, de luces firmes con faros.
Ay Sylvia
pobre de ti y pobre de mí
pobre Sylvia
nadaste ese día tan fuerte y de prisa
que caíste en la capa de petróleo
dejando dos huevecillos
dejando a tres vivos sin color.
Y desde ese día se convirtió en una hilera de huesos
un esqueleto desnudo flotando en versos prohibidos
solo eso quedó de Sylvia, levitando de regreso a la superficie
mientras tanto soplaba aquel potente saxofón afligido
aquel que golpeándome me había despertado a las seis de la mañana…


jueves, 26 de octubre de 2017

Poesía Horror Pop no 4: Aliens


Aliens
Culpamos a los aliens de las construcciones pasadas
culpamos a los aliens de las destrucciones recientes
culpamos a los aliens de aparecer la sublimación
y culpamos a los aliens de los desaparecidos
de los 43
de los millones
de cada muerte por minuto en México e Irak
culpamos a los aliens de las manifestaciones en las calles
culpamos a los aliens de las fosas comunes
culpamos a los aliens de la impotencia y la mediocridad
de la vida fácil y del desamor
de tanta sangre tirada.
Culpamos a los aliens de ser tan poco humanos
mientras se humaniza tanta incógnita entre las razas.
culpamos a los aliens de que las vacas desaparecen y ya no se vende leche
de ser hipsters e intolerantes a la poca lactosa de la tierra
y de ser tan poco tolerantes a los hipsters.
Culpamos a los aliens de construir la era antigua
los culpamos de saber destruir sin previo poner una sola piedra
culpamos a los aliens de ser más inteligentes
culpamos a los aliens de habernos creado
y todavía reclamamos que ¿por qué nos quieren acabar?
Culpamos a los aliens de la destrucción ambiental
culpamos a los aliens del holocausto
de las balaceras entre narcos
de las barbaries
y los llamamos reptilianos
cuando no podemos llamarles aliens
y los llamamos manipuladores
cuando no podemos llamarles reptilianos.
Culpamos a los aliens de Obama
de Putin
de Bush
de Trump
de la Reina de Inglaterra
del Papa
de los Illuminatis
culpamos a los aliens de la pedofilia en la iglesia
y de no saber en qué planeta quedó Dios
culpamos a los aliens de que nunca llegan nuestros rezos
y los llamamos inmigrantes
cuando no los podemos culpar
porque claro, alguien siempre debe tener la culpa
de tanto conjurarse en la matanza
porque les llamamos dueños del mundo

de un mundo con el que jamás pudimos ni podremos empatizar.

miércoles, 25 de octubre de 2017

Poesía Horror Pop no 3: Pennywise


Pennywise
Viajando una mancha se expande
busca el sentido de su color
el porqué de su aroma
el motivo por el cual ha despertado
entre tanto don por la inmensidad
Pennywise atraviesa el macrocosmos
para pedirle razones a la gran tortuga
olía tan amargo como a podredumbre
no le satisface navegar entre tantos fuegos fatuos
y ya no quiere más ese perfume estelar agrio
Pennywise tan solo quiere saber cómo es
sin embargo sus rumores se van en el aire
de un sitio donde el aire solo es un rumor
tantas preguntas no caben en el infinito
y la gran tortuga jamás le respondió
soberbia le dio la espalda
y se perdió entre su vómito y su caparazón
harto de tan mal aroma, la mancha concilió de nuevo el sueño
mecido por el enojo y la traición
entre un largo descanso fue atraído por un campo de gravedad
Pennywise despertó en un mundo raro
perdido entre la insensibilidad y la tormenta
era un mundo cruel que lo recibió a patadas
tan limitado que solo se conformaban con mirar hasta el horizonte
un mundo excepto de lo vasto y lo pleno
frío y desagradecido sin locura que contar
era tan hostil aquel pobre páramo
que Pennywise reforzó las heridas pasadas
aún buscando su forma
sintió rabia condensada con tristeza 
sintió tanta pena al ver tan pocos colores
y seres, tan forrados de pura mierda
entonces preguntó al universo
cuál era su motivo de permanecer
y al no recibir respuestas
sintió de nuevo frustración
entre la soledad y tanta desavenencia teñida
Pennywise encontró un traje y un hogar
aquella profunda casa era compatible con su pestilencia
y el disfraz plateado le iba bien
por fin sabía o podía suponer como era
Pennywise pudo realizarse al encontrar un hábitat
embriagándose con miedo para no empacharse de infamia
la que habita en el universo

y la que en esta tierra mata por unos gramos de dignidad.